COVID-19 y sus efectos en la atención integral a personas con VIH

Fundación Vencer realizó un relevamiento de información a través de una encuesta dirigida a personas que viven con VIH de cinco regiones del país. Se visibilizan dificultades en el acceso a servicios de salud y análisis laboratoriales y de seguimiento como CD4 y carga viral.

La aplicación de la encuesta y la sistematización de los resultados se realizó en el marco del Proyecto «Fortalecimiento de redes de personas con VIH en contexto COVID-19» financiado por ONUSIDA a través del programa «Fortalecimiento a Organizaciones de Base Comunitaria que trabajan en la Respuesta al VIH en América Latina y el Caribe, en el contexto de la pandemia de COVID-19»

«Fue importante para nosotros documentar estos casos de personas con VIH– que de por si manejamos de manera anecdótica o verbal – que tuvieron múltiples inconvenientes en el acceso a los servicios de salud y que se vieron “agravadas” por la situación de pandemia por COVID-19» señalo Juan Sebastián Cabral, encargado de la aplicación de la encuesta.

Este estudio tiene un enfoque cuantitativo, exploro diversos escenarios, por ejemplo, si se encontró con el profesional de salud al momento de acudir al SAI, si encontró o le fue posible realizarse todos los análisis laboratoriales entre otros.

Complementario a los datos cuantitativos, contamos con información cualitativa el cual fue recogida a través de los servicios ofrecidos por la Fundación Vencer, como son los grupos de autoayuda, servicio de orientación telefónica, consejeros y vinculadores comunitarios, estos últimos, trabajan en la atención directa a las personas con VIH en los servicios de atención integral del PRONASIDA.

Sobre la Encuesta y sus resultados.

La aplicación de la encuesta se realizó de manera direccionada a personas con VIH de las regiones de Asunción, Central, Caaguazú, Alto Paraná e Itapúa, la duración fue de 60 días, realizado entre los meses de agosto y setiembre de 2021; el método utilizado fue un cuestionario virtual de Google – el cual tuvo una limitación, no todas las personas tienen acceso a la tecnología e internet.

Como un producto no esperado de la encuesta, se tiene información de otras regiones sanitarias como ser, Concepción, Cordillera, Amambay entre otros.

En total participaron 276 personas con VIH. 76% (211) corresponden al género masculino y 24% (65) femenino

De las poblaciones clave que participaron en esta encuesta, el 63% (173) se identifica como Gay o Bisexual, 1% (3) personas trans y el 36% (100) como heterosexual (PG)

Los rangos de edad con más participación están entre los 18 a 29 años con 48% (134), seguido del rango entre 30 a 39 años con 38% (104), de 30 a 39 años con 10% (27) y entre 50 a 59 años con 4% (11)

En el primer eje de Servicios: Se exploró las situaciones que se presentaron en el servicio de salud con respecto a la atención de los profesionales de la salud, del total 276 encuestados, 95% (264) manifestaron haber asistido a los servicios de salud en los últimos 6 meses anteriores al estudio. 86,3% (228) asistieron al SAI de Asunción, mientras que 12% a los SAIs de los Hospitales de Encarnación, Ciudad del Este y Coronel Oviedo y los restantes 1,2% entre el IPS, Cruz Roja Paraguaya y clínicas privadas.

Sobre el motivo de la consulta u asistencia a los servicios de salud; 57% (151) fueron para consultas médicas y retiro de ARV, 18% (50) para realización de análisis laboratoriales, 12% (32) por síntomas gripales u otras dolencias y 10% (31) para controles o consultas varias.

Sobre la atención en el servicio de salud:  75% (198) manifestó haber encontrado al profesional médico que buscaba o que usualmente lleva a su cargo el tratamiento. Un 25% (66) afirman NO haber encontrado al profesional que esperaba o buscaba.

Teniendo como escenario el 25% mencionado (66 personas con VIH), un total de 23 personas (34%) afirman haber consultado vía urgencias o a través del pabellón de respiratorio, 22% (15) fue a consultar con otro profesional o personal de salud, 13% (9) saco turno para consultar otro día con otro profesional, 10% (7) consulto en los servicios privados y un 18% (12) regreso a su casa sin ser atendido.

Sobre la atención médica recibida; 45,8% califica como muy satisfactorio la atención, 37% satisfactorio, mientras que un 17% califica la atención recibida como poco satisfactorio.

Otro de los aspectos tenidos en cuenta en esta encuesta fueron los relacionados al acceso a análisis laboratoriales (CD4, carga viral y otros), acceso a medicamentos antirretrovirales, sean estos a través del servicio de delivery o el expendio a través de la farmacia del SAI. También indagamos sobre el acceso a la información COVID-19 – VIH y finalmente lo relacionado al acceso a vacunas anticovid por parte de las personas con VIH.

Alimentación saludable en tiempos de pandemia de COVID-19

Fundación Vencer en el marco del Proyecto “Cuidado de las PVV en contexto COVID19 – Fortaleciendo Redes» financiado por ONUSIDA realiza una serie de intervenciones en las regiones sanitarias con el objetivo de fortalecer la capacidad de respuesta de las comunidades de personas con VIH para con sus pares teniendo como contexto la pandemia del COVID-19; uno de los ejes desarrollados, fue el de “Nutrición” como y que comer para fortalecer el sistema inmunológico más aún, si la persona atravesó un cuadro de COVID-19 recientemente.

La pandemia de la COVID-19 ha hecho que volvamos a prestar atención a las acciones que podemos realizar para cuidar nuestra salud. Llevar una dieta saludable, por ejemplo, desempeña una función esencial en nuestra salud general y nuestro sistema inmunitario

“Lo principal es el organismo necesita recuperar sus nutrientes para fortalecer el sistema inmunológico”

“La alimentación de las personas con VIH que superaron el COVID-19, sea leve o grave, debe ser rica en proteínas, baja en carbohidratos y con presencia de grasas buenas como el omega 3” aseguró la Lic. Angélica Torres, nutricionista funcional

La profesional manifestó durante su disertación en el taller de Caaguazú que el esquema de alimentación permitirá a las personas con VIH y en particular a los pacientes post – covid, “recuperar/fortalecer su sistema inmunológico, pues su organismo quedó debilitado a causa de la alteración que sufrieron sus nutrientes (proteínas, carbohidratos y grasas) como consecuencia de la enfermedad”

“Cualquier enfermedad produce esta alteración en el organismo, a eso se le llama “estrés metabólico” y se alimenta de las proteínas del cuerpo. Si se acaba esa reserva, que se encuentra sobre todo en los músculos, busca energía (glucosa) y luego grasa. Se produce un canibalismo proteico. Por eso, la alimentación para estas personas (PVV y pacientes poscovid-19) debe ser muy saludable y nutritiva”, comentó.

¿Qué alimentos consumir?

Para obtener las proteínas que necesita, el paciente post covid-19 debe consumir dos porciones de carne al día, aconseja la nutricionista Dulce Silvera. Puede ser de vaca, pollo, chancho o pescado. En el almuerzo la porción puede ser del tamaño de una palma de la mano y en la cena la mitad de esa cantidad.

También puede encontrar proteínas en la ingesta de tres porciones diarias de productos lácteos, como leche y yogurt (mañana, tarde y noche) y el consumo de 50 gramos de queso. Cada porción debe ser de 200 cm3 (más o menos como la altura que tiene el puño cerrado de una mano). 

Pero, ojo, la alimentación tiene que ser de acuerdo a los requerimientos nutricionales de la persona. Es decir, según sea su peso, talla, físico y edad, por lo que siempre se recomienda la orientación de una profesional de la nutrición.

Si la carne no es parte del menú, la cantidad de proteínas para el paciente poscovid-19 durante el día puede encontrarse combinando dos cucharadas de arroz con una cucharada de lenteja, una porción en el almuerzo y la otra similar en la cena. 

La grasa buena de la omega 3 en cambio, está presente en el pescado, en los granos como la chía, que pueden usarse para aderezar la ensaladas, por ejemplo. Cabe señalar que las frutas secas (frutas oleaginosas) cubren los requerimientos de grasas.

Vitaminas

La persona que está en la etapa de recuperación del covid-19 necesita vitaminas para fortalecer sus defensas. La vitamina A, por ejemplo, puede hallarla en 30 gramos de hígado vacuno o pollo; la vitamina D en un vaso de leche, que también le ofrece proteínas al mismo tiempo, y en la exposición a los rayos solares durante 15 a 20 minutos.

Las vitaminas, aseguran el fortalecimiento del sistema inmunológico y disminuyen el riesgo de reinfección. 

Si tienes alguna duda o consulta con relación a los cuidados de la salud de las personas con VIH puedes comunicarte con nosotros al Servicio de Orientación Telefónica llamando gratis al *3434 desde tu Tigo o vía WhatsApp al (0981) 972 721 de lunes a viernes de 08:00 a 16:00hs

Talleres sobre Cuidado de la Salud fortalecen la red de PVV de las regiones

En el marco del proyecto “Fortalecimiento de redes de personas con VIH en contexto Covid-19 para el cuidado de la salud integral” financiado por ONUSIDA, en las regiones de Itapúa, Caaguazú y Alto Paraná se realizan los Talleres sobre Cuidados de la Salud.

Los ejes desarrollados abarcan temas relacionados a nutrición, salud mental, COVID-19 y VIH, así como estigma y discriminación y sus efectos en las personas con VIH.

Charlas sobre Nutrición, COVID-19 y VIH se dieron en Itapúa, Alto Paraná y Caaguazú

El objetivo de los espacios es mejorar las capacidades individuales y colectivas de las PVV para acompañar, orientar, contener a otras PVV en este contexto de las pandemias de VIH sumado al COVID-19 y los problemas de salud mental. 

“Nuestros compañeros y compañeras de Itapúa, Caaguazú y Alto Paraná están capacitados para mejorar su propio cuidado ante el Covid-19, VIH, y los problemas de salud mental; estas herramientas e informaciones facilitan los trabajos de seguimiento a otras PVV atendiendo a la alta demanda generados como consecuencia de la pandemia del COVID-19” manifestó Alfredo Gaona.

“Durante los talleres establecemos vínculos con los profesionales de la salud que a su vez facilitan estos espacios (talleres), eso es bueno, porque si tenemos dudas o necesitamos alguna asistencia en particular ya les conocemos, sabemos su horario en el hospital y ellos, a su vez, ya nos conocen como grupos de PVV” afirmó una participante quien es referente de la Ciudad de Caaguazú

Para la realización de los talleres se concretó una alianza entre los grupos organizados de PVV y organizaciones e instancias gubernamentales locales como ser, en Encarnación con la Municipalidad, la Cruz Roja Paraguaya en la Filial de Alto Paraná y la Municipalidad de Caaguazú. Este trabajo de incidencia e involucramiento entre los actores claves fortalece la respuesta local al VIH cuyo potencial será operativizado y puesto en marcha a futuro en otras actividades a ser realizadas más allá del proyecto.

La cooperación de ONUSIDA se da en marco del proyecto “Fortalecimiento a Organizaciones de Base Comunitaria que trabajan en la Respuesta al VIH en América Latina y el Caribe, en el contexto de la pandemia de COVID-19”