Me quiero hacer el test de VIH ¿qué necesito saber?

02 Oct

En la respuesta contra el virus es clave la detección temprana y el tratamiento inmediato.

El test de diagnóstico debe ser de carácter voluntario, confidencial y gratuito en el caso de los servicios de salud pública. Además tiene que haber un acompañamiento previo y posterior de un consejero o consejera, de acuerdo al artículo 4 de la Ley 3940/09, que establece los derechos de personas con VIH en Paraguay.

Como protocolo, se recomienda que las personas se hagan el test de VIH una vez al año, o hasta cuatro y más veces, en el caso de llevar una vida sexual con exposiciones, dijo José Escobar, consejero de la Fundación Vencer que trabaja al frente del Área de Orientación en Derechos Humanos.

Con él charlamos sobre todo lo que hay que conocer al respecto:

 

¿Dónde voy a hacerme el test?  ¿Tiene un costo?

Toda la red de servicios del Ministerio de Salud realiza las pruebas, desde las Unidades de Salud Familiar (USF), centros de salud u hospitales regionales o materno-infantil. Como establece la ley, en todos estos servicios realizarse el test no tiene un costo, es gratuito, y no se necesita una orden médica.

También se realizan las pruebas en sanatorios o centros de salud privados, donde suele ser a partir de una orden médica y donde sí existen tarifas que varían en cada lugar.

En otros países existe lo que llamamos auto-test, que se compra en una farmacia y la persona se hace la prueba en la casa. En nuestro país no está disponible.

 

¿Cuántos tipos de test hay? ¿En qué consiste hacerse el test, cuál es el procedimiento?

Cuando una persona se acerca a hacerse la prueba de diagnóstico de VIH le hacen o la prueba rápida, que consiste en un pinchazo en el dedo y el goteo de la sangre en un recipiente pequeño (parecido al test de embarazo que se compra de las farmacias); o el test de Elisa, que consiste en la extracción de sangre y posterior análisis en laboratorio de la misma.

 

¿En cuánto tiempo está el resultado?

El test rápido cada vez más está desplazando al de Elisa debido a la rapidez en que está listo el resultado. Con la prueba rápida el resultado tarda un máximo de media hora y con el de Elisa puede ir de entre tres días hasta una semana, dependiendo de la dinámica de cada centro de salud.

 

¿Cuáles pueden ser los resultados?

Tanto en la prueba rápida o el test de Elisa puede salir negativo o puede salir positivo. Sin embargo, estos procedimientos solamente miden si hay existe alguna infección en el organismo. Por eso, para despejar cualquier duda se hacen nuevas pruebas específicas.

 

¿Si me sale negativo es definitivo eso?

Si en las pruebas de diagnóstico sale negativo (sea la rápida o la de Elisa), pero la persona sospecha que acaba de mantener una relación riesgosa, debería dejar pasar un mes y hacerse de vuelta. Existe lo que se llama periodo ventana, que el periodo inicial en que el virus ya está en el organismo, pero todavía no generó una infección y por ende no activó anticuerpos, que son los que se detectan durante el test.   

 

¿Si me sale positivo, es definitivo?

Como decíamos, las pruebas de diagnóstico detectan si en ese momento existe alguna infección en el cuerpo. Por eso, si en las pruebas de diagnóstico sale positivo (sea la rápida o la de Elisa) no necesariamente se puede tratar del VIH, puede que se trate de otra infección.  Por eso se realizan otras pruebas. Generalmente se realiza una segunda prueba para confirmar si se trata de VIH, que se llama western blot, y luego de ésta, una tercera prueba, para detectar el nivel de avance del virus en nuestro organismo (carga viral). Que a una persona le hagan la western blot o la de carga viral depende exclusivamente de la disponibilidad de estas pruebas en el centro u hospital.

 

 ¿Si me sale positivo quiere decir que voy a morirme?

El VIH hoy en día no es sinónimo de muerte. Si bien aún la ciencia médica no encontró una cura definitiva, con el tratamiento se mantiene al virus suprimido a niveles tan bajo dentro del organismo, que se vuelve indetectable e intrasmisible. Las personas con VIH, hoy en día, pueden llevar una vida como cualquier otra persona.

 

¿Y a partir de que me salga positivo, a quién recurro, a dónde voy?

Como decíamos, es clave que en el momento previo y posterior de la prueba, como también al retirar los resultados, se tenga el acompañamiento de consejeros o consejeras, que cumplen la función de orientar a las personas. En el caso de la Fundación Vencer, estamos implementando consejeros pares (consejeros y consejeras que también viven con VIH y que, además, comparten la misma orientación o identidad sexual que las personas a las que acompaña).

 

¿En qué consiste el tratamiento?

Uno de los aspectos donde más se avanzó en torno al VIH es en el tratamiento, que combina consultas con un médico infectólogo y el consumo de una pastilla al día de antirretrovirales, que es el medicamento que hace retroceder y suprimir el virus de nuestro organismo.

El tratamiento empieza con una primera visita al infectólogo o infectóloga, que nos realiza estudios para identificar nuestro estado de salud. A partir de ahí, se agendan visitas mensuales, que luego se van espaciando hasta convertirse en visitas trimensuales.

Con un diagnóstico temprano se puede lograr niveles indetectables en un tiempo tan corto como tres a seis meses, pero esto depende no solamente de seguir correctamente el tratamiento, sino también de cada organismo.

 

 

Para más informaciones, consulta u orientación, la Fundación Vencer cuenta con varias vías de comunicación: a través de mensajes privados en nuestra página de Facebook,  al 0800 118 447 (línea baja), *3434 (Tigo)  o al 0981 972 721 (para WhatsApp). Todas las consultas son gratuitas y confidenciales.