Por qué las madres con VIH no pueden dar de mamar

01 Ago

Entre el 1 y el 7 de agosto se conmemora la semana mundial de la lactancia materna, durante la cual se fomenta los beneficios de esta práctica insustituible. Una de las pocas excepciones donde la medicina la desaconseja es en madres con VIH.

El VIH se trasmite por tre vías: sexual (a través de sexo vaginal, anal u oral), saguínea (jeringas y otros objetos infectados con el virus) y materno-infantil (de la madre con VIH a su bebé, en la gestación, en el parto o durante la lactancia materna). Si la madre sigue el protocolo de prevención hay un 98% de probabilidades que no transmita el virus a su bebé.  

En Paraguay los últimos datos oficiales nos cuentan que en 2017 hubo 1443 nuevos casos de VIH, de los cuales 98,82% se dieron por trasmisión sexual y solo un 1.18% por trasmisión materno-infantil.

En 2018 hubo cinco bebés que nacieron con VIH, explica la pediatra Patricia Ovelar, que encabeza el Departamento de Prevención de Trasmisión Materno-Infantil, dependencia del Programa Nacional de Control de VIH/Sida/ITS (PRONASIDA) del Ministerio de Salud.

Pero ninguno de estos cinco bebés ni todos los demás que nacieron con VIH durante al menos los últimos cinco años se trasmitieron a través de la leche materna, sino durante la gestación o el parto, dice. En general, explica, se trata de casos de madres embarazadas que no conocen su estado de VIH-positivas o cuando se enteran ya están con un embarazo avanzado.

 

El protocolo del PRONASIDA para mujeres embarazadas con VIH o el Sida combina:

- la orientación permanente de una consejera;

-tratamiento antirretroviral para la madre desde un primer momento de gestación;

 -parto por cesárea

-alimentación exclusiva del bebé con leche de fórmula, que es proveída directamente por el Pronasida hasta los seis meses e indirectamente por otros programas estatales hasta los cinco años de vida del bebé.

-tratamiento antirretroviral para el bebé desde su nacimiento.

Con estas medidas, dice la pediatra, se reduce hasta un 2% las posibilidades de trasmisión materno-infantil.

Incluso en el caso de madres embarazadas que alcanzaron la carga viral intrasmisible no se recomienda la lactancia materna, dice, porque si bien en ese caso se maneja el nivel del virus en la sangre, no se logra identificar su nivel en la leche materna.

  Este mismo protocolo, explica, se aplica en todos los demás países de la región y sólo se ven excepciones en países en situaciones extremas donde se dificulta sustituir la leche materna con otros alimentos.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) es un tema complejo. En una de sus publicaciones de 2011 establece que “actualmente se recomienda a las autoridades sanitarias nacionales que o bien respalden la lactancia materna con administración de antirretrovíricos (ya sea a la madre o al lactante) o bien apoyen la estrategia de evitar por completo la lactancia materna. Deberán tomar esta decisión tras un estudio minucioso de la epidemia de VIH en el país y de las principales causas de muerte en la niñez por causas diferentes del VIH”.

Organismos como la UNICEF además recuerdan que una alternativa también son los bancos de leche, donde podrán proveerle de leche materna a aquellas madres que no pueden dar de mamar a sus bebés.

Es vital que además del acompañamiento médico y nutricional, las madres con VIH tengan acompañamiento emocional permanente para recibir contención y sobretodo fomentar el vínculo afectivo con su bebé, otro de los aspectos importantes de la lactancia materna, dice Fabiola Ivaszuk, coordinadora de la Fundación Vencer.

La lactancia facilita ese vínculo emocional. En madres que no pueden dar de mamar se busca promover eso, tratar de compensar haciendo lo que toda mamá hace. Algunos consejos pueden ser el fomentar el contacto piel con piel con tu bebé, conectarse con la mirada cuando se le da el biberón, y alternar los brazos cuando le damos el biberón, darle en un lado y darle en el otro, porque eso es importante para estimularle neurológicamente, explica Patricia Ruiz Díaz, psicóloga del centro de maternidad y crianza Pachamama.