23 años de vida de la Fundación Vencer

02 Mayo

Hoy queremos reafirmar nuestro compromiso con la defensa de los DDHH, por el respeto y la vigencia plena para la población en general y para las personas que viven con VIH en particular, luchando por una transformación social que en base al ejercicio pleno de la ciudadanía, construya un país con justicia social.

Después de 23 años de trabajo, Vencer continúa con su misión en la promoción de la salud, realizando acciones por la educación integral de la sexualidad y la prevención de infecciones de transición sexual que puedan afectar a la calidad de vida de la población.

Celebramos hoy que juntos hemos mejorado la respuesta nacional al VIH/sida, con la aprobación de Ley 3940-09 y su reglamentación en el 2014, así como con el apoyo del Fondo Mundial, se han mejorado algunos servicios y la compra de antirretrovirales a través del compromiso asumido por el MSPBS, el PRONASIDA y la lucha desde la sociedad civil organizada.

No obstante, estamos muy preocupados por la situación actual de nuestro sistema de salud, puesto que consideramos que para que la respuesta nacional sea sostenible y el derecho a la salud integral con calidad y calidez sea una realidad, debe de profundizarse el enfoque de derechos, que comenzara en el 2008 y que se encuentra en franco retroceso por la precarización de los servicios de salud en general, con desabastecimientos de insumos y medicamentos, terapia intensiva, entre otros.

Somos conscientes de que a nivel regional se están produciendo retrocesos en las conquistas del derecho a la salud de las PVV, ya que existen países que están reportando desabastecimientos de medicamentos antirretrovirales y una precarización en las políticas de salud que no están garantizando el acceso y la atención integral, generando nuevas barreras económicas a través de distintas reformas "de aseguramiento" que tienden a la privatización de los servicios.

Queremos que la respuesta nacional al VIH sea sostenible y para ello,  debe ir mucho más allá de la financiación de organismos de cooperación internacional, ya que la responsabilidad del Estado es garantizar los recursos a través del Presupuesto de Gastos de la Nación, en un sistema nacional de salud que con recursos propios, elimine las barreras de acceso y supere los determinantes sociales.

Además, las diferentes instituciones parte de la respuesta nacional tienen el deber de  asumir su rol protagónico, para que los grupos claves y/o más vulnerables sean abordados por políticas de promoción y prevención en base a sus particularidades, salvaguardando sus derecho al acceso a la información fidedigna, a la educación integral y a la salud, para el goce pleno de los derechos sexuales y reproductivos.

Nuestro desafío es que la articulación intersectorial e interinstitucional del CONASIDA (Consejo Nacional de VIH/sida) sea un hecho, y pedimos a todas las instancias de la respuesta nacional fortalecer este espacio de decisión para que su funcionamiento responda en forma pertinente y oportuna a la problemática en el país.

Y por último, un año más y con tristeza queremos recordar y denunciar que los esfuerzos por eliminar el estigma y la discriminación han sido absolutamente insuficientes, y observamos con indignación, que las personas con VIH son violentadas a través de  situaciones humillantes con impunidad en espacios públicos, como salud y  educación.  Es ética y legalmente insostenible para un Estado de derecho que sigan registrándose:  niños/as, adolescentes y jóvenes que sufren discriminación y exclusión de escuelas, colegios y universidades, así como también lo es, que en un país donde la determinación social de la salud está atravesada por la pobreza y la precarización laboral, sigamos registrando despidos injustificados y violaciones de confidencialidad del estado serológico de trabajadores y trabajadoras,  sin que el Estado arbitre las medidas para salvaguardar los derechos.

Desde la Fundación Vencer agradecemos a las personas, organizaciones, agencias de cooperación e instituciones públicas por el apoyo y la confianza de todos estos años,  y una vez reiteramos que estaremos vigilantes ante los hechos, acciones y omisiones de los diferentes actores involucrados antes mencionados, para denunciar, apoyar y proponer políticas públicas que garanticen a la población de personas viviendo con VIH y a la población en general, una vida de calidad garantizando el cumplimiento de los derechos humanos.     

Fundación Vencer, 30 de abril de 2019