Comunicado por el Día Internacional de la Respuesta al VIH-sida 2018

29 Nov

En estos años se han realizado avances significativos en la respuesta Nacional al VIH bajo la rectoría del PRONASIDA, gracias al presupuesto general de gastos de la nación destinado al MSPyBS; también a través del aporte de la cooperación internacional y al trabajo de la sociedad civil organizada. No obstante, seguimos con muchos pendientes en pos del mejoramiento de la calidad de vida de las personas con VIH debido a la baja inversión en salud y en derechos humanos

A las autoridades públicas, a las organizaciones sociales aliadas y a la sociedad en general, desde la Fundación Vencer queremos expresar cuanto sigue:

En estos años se han realizado avances significativos en la respuesta Nacional al VIH bajo la rectoría del PRONASIDA, gracias al presupuesto general de gastos de la nación destinado al MSPyBS; también a través del aporte de la cooperación internacional y al trabajo de la sociedad civil organizada, asi como la creación intersectorial convocada por el Ministerio de Trabajo para encarar la discriminación por estado serológico en el ámbito laboral.

No obstante, seguimos con muchos pendientes en pos del mejoramiento de la calidad de vida de las personas con VIH debido a la baja inversión en salud y en derechos humanos, seguimos con la precarización de los servicios de la atención primaria, el desborde de personas que necesitan atención en los hospitales públicos, y la falta de apropiación del tema VIH y Derechos Humanos de parte de otros ministerios y dependencias del estado, y este contexto es lo que nos preocupa y nos tiene en vigilia.

Hay deudas históricas en las que el Estado aún no ha tenido avances significativos, vulnerando el goce pleno de los Derechos Humanos, ya que nos seguimos enfrentando a altísimos índices de estigma y discriminación que violentan nuestra posibilidad de vivir con calidad de vida, incluidos e integrados socialmente, y bajo criterios de justicia social.

En este sentido, una de las poblaciones más afectadas por la discriminación son las personas TLGBI que viven estigmatizadas por el VIH y que sufren de la invisibilización de un Estado que no reconoce su derecho a la identidad de género y a la orientación sexual. Esta situación de injusticia los excluye del sistema de protección, particularmente del derecho a la salud, al trabajo digno y a la educación, y los expone a reacciones de violencia social que precarizan su situación como sujetos de derecho y pone en peligro sus vidas.  

Paraguay ha suscriptos acuerdos internacionales con las Naciones Unidas para el alcance de las metas 90 90 90 para el año 2020 así como las metas universales 95 95 95 para el 2030 enmarcados en los Objetivos de Desarrollo Sustentables (ODS), de no adoptarse medidas desde el propio estado para encarar con propiedad la situación actual del VIH-sida y DDHH, estos compromisos asumidos no podrán ser cumplidos.

Exigimos al Poder Ejecutivo y al Congreso Nacional, el diseño y aprobación de un presupuesto acorde a la necesidad de la población en el contexto de VIH: prevención, educación, atención, tratamiento, descentralización de servicios con enfoque de Derechos Humanos respetando la idiosincrasia, multiculturalidad e intergeneracionalidad, fortaleciendo la atención en los servicios de salud con calidad y calidez, eliminando las barreras de acceso socio-económicas y la discriminación. 

Exigimos también, que el Estado garantice Políticas Públicas que aborden una Educación Integral de la Sexualidad con enfoque de derechos como lo establece la Ley 3940/09 así como la derogación inmediata de la Resolución N°29.664/17 que supone un retroceso incalculable para la educación, ya que profundiza la desigualdad y la discriminación. Creemos que el Ministerio de Educación debe contar con Políticas Públicas educativas que aborden contenidos orientados a la prevención del VIH-sida e ITS que ningún gobierno hasta hoy día ha tenido la voluntad política de encarar este tema en toda su extensión.

Ante todo, la Fundación Vencer y las PVVs queremos decirles que nos mantendremos vigilantes ante el respeto irrestricto de los Derechos Humanos, y acompañaremos las iniciativas políticas que vayan en este sentido, así como estaremos igualmente alerta para denunciar cualquier retroceso o vulneración en el derecho a la salud y la vida.