Grupos de Autoayuda: cuando la contención y el acompañamiento son la clave

02 Oct

Fundación Vencer viene trabajando desde hace varios años brindando acompañamiento, consejería entre pares y de auto ayuda a aquellas personas que viven con VIH, y que generalmente, presentan dificultades en la adherencia al tratamiento antirretroviral.

Actualmente son más 50 personas los que participan en los grupos de autoayuda de jóvenes, adultos y personas trans, en ese contexto, se realiza una dinámica similar denominado encuentros de aprendizaje, el cual se aplica a personas que viven con VIH privadas de libertad en el Penal de Tacumbú, señala Aurora Gaona, coordinadora del área de salud de la Fundación Vencer.

El objeto inicial de los Grupos de autoayuda (GAA) es brindar herramientas que se constituyan en una estrategia válida para que las persona que viven con VIH adquieran conocimientos y destrezas para lograr la adherencia al tratamiento antirretroviral y, por ende, mejorar su calidad de vida.

“Es importante mencionar que el abordaje del espacio rebasa la mera adaptación a los aspectos terapéuticos del diagnóstico, entendiendo que “adherencia” va más allá de la ingesta del medicamentos o consultas médicas”, también se tiene en cuenta los determinantes sociales, culturales y económicos, así como el apoyo y acompañamiento psicosocial de los participantes.  

“Hemos visto como una persona que llego prácticamente a fase de sida, con una salud muy deteriorada, desarrolla adherencia y se recupera por completo y se involucra más en las actividades y en apoyar y compartir su experiencia de vida con otras personas con VIH quienes generalmente tienen un diagnostico reciente” comenta Aurora Gaona.

Empoderamiento ante el diagnóstico VIH positivo

Muchas personas que viven con VIH han desarrollado tal grado de adaptación a su condición de salud que se encuentran en la capacidad de no solo cumplir los regímenes terapéuticos sino principalmente de afrontar el estigma social vinculado con su condición de salud. Por esta razón, la adherencia al tratamiento antirretroviral o, simplemente, adherencia terapéutica, es apenas una parte de la experiencia de vivir con VIH. Las prácticas y representaciones de este proceso de adaptación están asociadas al discurso del “empoderamiento”.

Esta expresión es frecuentemente invocada por los activistas que viven con el VIH en diferentes eventos y espacios, de ahí el rol de los grupos de auto ayuda (GAA) es el afrontamiento del diagnóstico VIH positivo para generar prácticas y representaciones que puedan ser incorporados por todos sus integrantes en términos de adherencia.

Los grupos de autoayuda de jóvenes, adultos y personas trans cuenta con el apoyo de la Cruz Roja Suiza en el marco del proyecto «Hacia la inclusión social, el acceso Universal a la prevención y atención integral en VIH/sida en el Paraguay»

Recientemente se dio inicio a los grupos de autoayuda en el interior del país, en las regiones sanitarias de Alto Paraná e Itapúa esto mediante el apoyo del proyecto de VIH financiado por el Fondo Mundial de lucha contra la Tuberculosis, la Malaria y el VIH