Ámsterdam acoge la Conferencia Mundial del Sida. ¡Paraguay presente!

24 Jul

«Rompiendo barreras, construyendo puentes». Este es el lema de la vigésimo segunda Conferencia Internacional del sida, evento que acoge Ámsterdam. Más de 15.000 personas toman parte en un encuentro mundial en el que, durante los próximos días, se analizarán las últimas investigaciones y la lucha contra los estigmas que rodean a la infección, que encuentra trabas "ideológicas y políticas".

Investigadores, activistas, personas con VIH y defensores de DDHH de más de 160 países debatirán sobre los más notables avances y los desafíos de salud más apremiantes, con un enfoque en acciones tangibles que permitan avanzar en este campo para alcanzar la meta 90-90-90 que significa 90% de las personas que han contraído el VIH, diagnosticadas; 90% de las personas con VIH diagnósticas, en tratamiento antirretroviral; y, 90% de las personas que reciben TARV, indetectables.

Delegación de Paraguay presente en AIDS 2018

Alfredo Gaona (Fundación Vencer), Domingo Centurión (Ñepyru), Lourdes Herreira (OPUMI) y Lucy Esquivel (UNES) representan al Mecanismo de Coordinación País (MCP Paraguay) en la conferencia

«Paraguay se halla en un proceso de retiro paulatino del Fondo Global y otros donantes externos, ante este escenario, son muchos los desafíos que se nos presentan como sociedad civil y estado, con miras a la sostenibilidad de las acciones para el logro de las metas 90-90-90, este año la Conferencia Mundial del Sida nos tiene llenos de expectativas, por los hallazgos de la ciencia médica, pero sobre todo, por las alianzas que de ella se puedan generar para beneficiar a las personas con VIH en Paraguay» sostuvo Alfredo Gaona, Presidente de la Fundación Vencer y coordinador del área de incidencia.  

Según las estimaciones de ONUSIDA, un total de 1,8 millones de personas contrajeron el virus del sida el pasado año, lo que significa un 5,3 % menos que en 2016, mientras que el número de muertos relacionados con esta enfermedad bajó un 5 % hasta 940.000.

En su informe anual sobre la evolución de la pandemia presentado la semana pasada en París, el programa de la ONU de lucha contra el sida señala que, desde el pico alcanzado en 1996, las nuevas infecciones han caído un 47 %, mientras que el número de fallecimientos desde el máximo de 2004 ha descendido más del 51%.

La cobertura de los tratamientos antirretrovirales se ha ampliado, de forma que al terminar 2017 los recibían 21,7 millones de personas en el mundo, cinco veces y media más que hace diez años.

Un 75 % de los que vive con el VIH saben que tienen el virus, y entre estos un 79 % recibe ese tipo de tratamientos, lo que redunda en que para un 80 % la carga viral ha quedado suprimida.

La Declaración de Amsterdam señala que aunque los avances de la ciencia han sido significativos -amplia aceptación que el VIH es intransmisible con una carga viral indetectable, la ampliación de la profilaxis pre exposición (PrEP), métodos innovadores para dar tratamiento y desarrollos prometedores en la investigación sobre cura y vacunas-, se siguen produciendo demasiadas nuevas infecciones por VIH entre las poblaciones clave y las mujeres jóvenes y las niñas.