1 de marzo: Día Internacional de la Cero Discriminación

01 Mar

La finalidad de conmemorar esta fecha es poner la atención sobre los efectos nocivos del estigma y la discriminación dirigidos a las poblaciones más afectadas por el VIH y proporcionar una plataforma para elevar la visibilidad de los esfuerzos que se realizan para proteger los Derechos Humanos

El Día para la Cero Discriminación fue proclamado por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 2013 y se celebra cada 1 de marzo.  

La finalidad de conmemorar esta fecha es poner la atención sobre los efectos nocivos del estigma y la discriminación dirigidos a las poblaciones más afectadas por el VIH y proporcionar una plataforma para elevar la visibilidad de los esfuerzos que se realizan para proteger los Derechos Humanos, con el fin de detener las nuevas infecciones y garantizar el acceso universal a tratamiento, atención y apoyo. El distintivo que se utiliza en la fecha, es la mariposa, como símbolo de transformación para llegar a la discriminación cero.

El derecho a la no discriminación implica que todas las personas merecen un trato digno, al igual que el respeto a su humanidad, autonomía, confidencialidad, privacidad, igualdad, etc.

El Desafío

La campaña 2018 por la #CeroDiscriminación reta a la gente a informarse sobre la discriminación haciendo una pequeña prueba y compartiéndola con los amigos y la familia. Todos podemos desafiar la discriminación y difundir el conocimiento. Acabar con la discriminación es lo correcto. Es beneficioso para nuestras comunidades, para la economía, y para el futuro

Situación de Estigma y Discriminación con respecto al VIH en Paraguay

El 73% de las personas que viven con VIH en Paraguay sufrieron discriminación o estigmatización a causa de su estado serológico en el último año, según arrojo el Índice de Estigma y Discriminación en personas que viven con VIH que fuera elaborado por la Fundación Vencer y el Fondo de Poblaciones de Naciones Unidas (UNFPA).

El informe visibiliza los desafíos y las condiciones de vida de una persona que vive con VIH: además de los diagnósticos, el estigma va en aumento. Persisten importantes brechas en el acceso a la educación, trabajo e ingresos entre hombres y mujeres con VIH - 3 de cada 4 personas sufren de discriminación por VIH. Acceso a la vivienda, trabajo y mantener la calidad de vida son las principales dificultades. La inclusión social no ha avanzado a la par de los logros en el acceso al diagnóstico y tratamiento.

Las mujeres son las mayores afectadas en cuanto a discriminación y estigma, según indica el estudio.

En ese sentido, ellas están más expuestas a situaciones de violencia, además de la violencia sufrida por razones de estado serológico, la orientación sexual y la identidad de género.