“Las mujeres viven vulnerables al VIH por la inequidad en las relaciones de pareja y la violencia”

04 Mar

“Si el hombre no quiere usar preservativo, no se usa”, analiza el investigador Martín Negrete,.

En Paraguay las mujeres viven una vulneración particular al VIH y otras infecciones de trasmisión sexual (ITS).

Esto debido a que tradicionalmente no tienen el control del ejercicio de su sexualidad ni el control sobre el uso de métodos de planificación familiar o protección, como el condón, dice Negrete, psicólogo e investigador especializado en Salud Pública y Género.

“En estas condiciones la mujer no decide cómo, cuándo, dónde tener el acto sexual. Esa es una decisión básicamente del hombre. Y si el hombre no quiere usar preservativo, no se usa, por más que la mujer tenga el preservativo. Tenga o sepa que está en riesgo a tener una relación sexual sin protección. A eso se llama normas de género de inequidad”, dice.

La violencia dentro de la pareja, por otra parte, las expone al VIH; como también, aquellas mujeres que viven con el virus, hay una alta probabilidad de violencia dentro de sus relaciones de pareja.

El estudio “Índice de estigma en personas que viven con VIH”, que encuestó a 400 personas de Paraguay viviendo con VIH, encontró que de cada 10 mujeres encuestadas, 6 de ellas había vivido algún tipo de violencia en el último año por parte de su pareja, sea psicológica, económica, física, sexual…

Negrete, del equipo de la Fundación Vencer, señala que según los datos del Programa Nacional de Control del VIH/Sida/ITS (Pronasida), las mujeres son el grupo poblacional que más abandona el tratamiento contra el virus.

Para el investigador, esto tiene relación directa con las condicionantes de inequidad y violencia ya mencionadas.

El Informe Epidemiológico Nacional (2018) registró un total de 453 mujeres con diagnóstico de VIH en ese año, 109 de ellas estaban embarazadas en el momento de ser diagnosticada.

El programa de las Naciones Unidas para respuesta al VIH/Sida (ONUSIDA) indicó esta semana que “la desigualdad de género, la violencia, la pobreza y la inseguridad continúan incrementando el riesgo de contraer el VIH entre las mujeres y las niñas, sobre todo entre aquellas pertenecientes a comunidades marginadas y excluidas”

Y que cada día en el mundo unas 860 mujeres jóvenes y adolescentes de entre 15 y 24 años contraen el virus, lo que las expone aún más a la discriminación y la violencia.

Para revertir esa realidad propone garantizar la participación igualitaria de las mujeres en las decisiones; respetar/garantizar los derechos humanos y las leyes; asegurar la justicia económica; “proporcionar atención sanitaria libre de estigmas y barreras”…

 

 

Este material se hizo en torno al Día de la Cero Discriminación (1 de marzo) y el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo)