“La idea de que "con el condón no se siente" prevalece porque no hay un contrapeso de una educación formal”

13 Feb

En el Día Internacional del Condón hablamos con el psicólogo y máster en salud sexual y sexología Ariel González sobre algunos de los desafíos en torno a su uso.

Esta fecha se recuerda en 31 países del mundo desde el 2012, a instancias de la AIDS Healthcare Foundation, ante la necesidad de reducir los nuevos casos de VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS), en incremento en todo el mundo, incluyendo Paraguay.

El preservativo es el único método que cumple una doble función preventiva: por un lado, contra las infecciones que se puede trasmitir durante el acto sexual y por el otro, contra embarazos no deseados.

En Paraguay no existen cifras nacionales sobre su uso, sino solamente estudios en poblaciones específicas, como el Informe Epidemiológico 2018, que señala que de cada 100 personas que contrajeron el VIH en ese año, 99 lo hicieron por no usar protección.

Mientras que la Encuesta Global de Salud Escolar Paraguay 2017 encontró que de cada 10 estudiantes encuestados, 7 utilizaron el preservativo en su última relación sexual.

“A mí no me va a pasar”

Si bien una relación sexual puede ser muy placentera, puede vincular a las personas, puede ser una demostración afectiva…cada relación contrae riesgos. Y eso es lo que no se percibe como tal en las personas, la gente no dimensiona el riesgo al que se expone y dice cosas como “a mí no me va a pasar”, explica Ariel González, referente de ECIS, Educación, Clínica e Investigación en Sexualidad.

Y esto sucede, explica, por diversos motivos culturales y educativos. Dentro de este contexto, existen grupos conservadores que contribuyen a que la gente le tenga miedo al condón. “La educación sexual en nuestro país es una tarea pendiente”, afirma.

“El condón pasa a ser su mejor aliado”

Ante la ausencia de una educación formal que hable sobre la sexualidad, lo que prevalece es lo que la gente escucha y aprende en espacios informales de socialización, como rondas de amigos y amigas, casi siempre en tono jocoso. Y allí es donde circulan los mitos en torno al condón y otros temas.

 “El discurso de que con el condón no se siente prevalece porque no hay un contrapeso de una educación formal”, dice.

Entonces, señala, la gente cree, piensa y siente que es así. Sin embargo, cuando accede a educación, se entera de los riesgos y tiene una percepción de lo que podría pasar…el condón pasa a ser su mejor aliado. Cuando la persona tiene una educación sexual instalada, lo utiliza y lo anexa y eso le da una sensación de mayor placer, afirma.

¿Dónde aprendemos a usar el condón?

El profesional dijo que, debido a esta misma realidad cultural, la mayoría de la gente aprende a usar el condón con la propia experiencia, a veces usa bien, a veces usa mal. Y también en aquellos espacios donde se habla de sexualidad, que son los espacios informales nuevamente.

Para él, en toda la sociedad persiste una especie de burla hacia el preservativo, por eso asegura que “de alguna manera, todos somos responsables de cómo está el uso del condón en nuestro país”, pues muchas veces nos burlamos de otras personas cuando comentan que lo usan o cuando lo están promocionando. Una burla que recibís por cuidarte, señala.

Pasos urgentes

Para el profesional, el actual ministro de Educación es un verdadero obstáculo para la educación de nuestra sociedad en general, y en especial en torno a la educación en sexualidad.

Para él, al frente de la cartera que tiene que liderar una respuesta en educación sexual, debe estar una persona con mayor sensibilidad social y que se preocupe por la educación en los distintos niveles.

“Y eso va a tener un efecto dominó, vamos a tener mejores posibilidades de acceder a una mejor educación sexual también”, dice.

En contrapartida, señala que el actual ministro de Salud, más allá de sus falencias, tiene una actitud correcta en torno a la educación en sexualidad y lo asume públicamente.

Por otra parte, para González es clave que, en la esfera de la sociedad civil, se sigan articulando objetivos comunes entre organizaciones y redes, cada uno desde su área de trabajo.   

RECOMENDACIÓN: El profesional recomendó la serie Sex Education (Educación Sexual), que aborda las distintas problemáticas del ámbito, y lo hace desde una mirada muy sensible.