La ley 3940 obliga a respetar la confidencialidad de las personas con VIH

20 Ene

La semana pasada un medio de prensa de Ciudad de Este informó sobre la detención y expulsión de un ciudadano brasileño del país por contar con una condena por homicidio en Brasil. El medio de prensa hizo énfasis en que el detenido vivía con VIH y que había “contagiado” a 40 personas en Paraguay.

Este tipo de abordaje periodístico viola la ley 3940/09 que, entre otras cosas, protege la confidencialidad del estado serológico de las personas con VIH y su entorno familiar.

Además de reñir con la ley, este tipo de abordaje periodístico refuerza la estigmatización y la discriminación que existe en nuestra sociedad en torno al VIH.

El ciudadano brasileño, tal como lo informaron de forma correcta otros medios de prensa, fue expulsado de nuestro país por contar con orden de captura por una condena por homicidio pendiente de cumplir. Y nada más.

Debido a la gran influencia de los medios de prensa en las audiencias, sus palabras tienen enorme impacto, y pueden contribuir o entorpecer los esfuerzos que en todo el mundo se vienen realizando por parte de organizaciones de la sociedad civil y los Estados.

A pesar de este tipo de episodios, la prensa de Paraguay se ha convertido en una gran aliada en la respuesta nacional contra el VIH y el Sida, por su rol de informar, sensibilizar y aportar a revertir la estigmatización.

 

Aprovechamos para recordar el uso adecuado de algunos términos:

VIH / SIDA:  El Sida es la etapa avanzada del VIH a la cual hoy en día, debido al tratamiento disponible, solamente un reducido grupo de personas llega. Lo correcto es referirse a una persona con VIH o una persona que vive con VIH y no una “persona con sida” o “sidosa/sidoso”.  

Contagio/trasmisión: La gripe se contagia (con el estornudo, al compartir el tereré, con un beso, por compartir el vaso); pero el VIH se trasmite solamente por tres vías: sexual, sanguínea o de la madre a su bebé durante el parto o la lactancia, en el caso de que se entre en contacto con fluidos de una persona con el virus que no esté siguiendo el tratamiento.